• Viernes, 25 de Junio de 2021

Centro Ecuestre Neuquino: un emprendimiento familiar con 19 años de experiencia en equitación


  • Domingo, 02 de Junio de 2019

NEUQUÉN

Con alumnos de todas las edades, que asisten de lunes a sábado, en distintas franjas horarias, el club privado, se dedica a la formación de jinetes, amazonas y al entrenamiento de caballos, para equitación. Además, el Centro Ecuestre no interrumpe sus actividades en ningún momento del año, salvo ocasionales fuertes lluvias.



La equitación en la provincia de Neuquén tiene entre 40 y 45 años de historia, como una actividad de base militar, junto al recordado Neuquén Polo Club. En la actualidad, existen 6 clubes,  fundados y  desarrollados por sus propios dueños, como es el caso de Maximiliano Fernández, al frene del Centro Ecuestre Neuquino. 

“La actividad hípica en la zona es muy buena. A todos los clubes nos cuesta mantener la cantidad de binomios participantes, porque vamos teniendo distintos caballos, jinetes y amazonas, por distintos factores. Igualmente, todos estamos completamente comprometidos con la disciplina y el deporte”, explicó Fernández en diálogo con Caballos en Pista. 

 

 

Las indicaciones para llegar al Centro Ecuestre, son varias, ya que se ubica en el límite de la provincia patagónica, con Plottier, a la altura del aeropuerto, sobre la ruta 22, en la calle Futaleufú al 800 del barrio Valentina Sur. Una vez en el lugar, Maximiliano Fernández, jinete profesional de salto, profesor de equitación, dueño y encargado de llevar adelante el club, los recibirá encantado de poder explayarse sobre el deporte que tanto conoce y disfruta. 

Formación de jinetes y caballos

 Fernández destacó el objetivo que el Centro Ecuestre Neuquino se propuso desde el primer día,  y por el que trabaja a diario: la formación de jinetes y caballos.  Para ello cuenta con la ayuda y el acompañamiento de su familia, entre otros: Martina Romero- profesora de equitación-,  dos veterinarios-  uno  de ellos, hermano de Maximiliano-, dos herreros y dos petiseros- encargados del cuidado y mantenimiento de los caballos.

 

 

Al lugar, asisten alumnos de todas las edades. “Tenemos –alumnos- a partir de los 5 o 6 años y, creo, que el límite de edad no existe”, sostuvo. Y, respecto de los equinos, “hay 26 caballos estabulados, y 10 jinetes que están en el nivel de 0,90 a 1,20.  Después entre todos los iniciados, desde que empiezan a montar por primera vez y llegan a competir, deben haber 15 alumnos más”, afirmó. 

El establecimiento cuenta con un espacio para pensionado. “Somos un centro de entrenamiento. Acá nos dedicamos netamente a comenzar con la doma, los primeros ejercicios y saltos. Nos involucrarnos con los caballos para llevarlos a competir y que se vayan fogueando en la pista”, indicó Fernández.

El establecimiento hípico tiene caballos de raza Silla Argentino y mestizos. A estos últimos, “los usan la mayoría de los chicos que comienzan, porque es una raza más dócil y más baja”. Y, en el caso de los alumnos principiantes “les damos caballos maestros, que son seguros y con mucha experiencia, porque ya hicieron su campaña deportiva y hoy se dedican a enseñar en el nivel inicial”, dijo.

 

 

Con clases de lunes a sábado, generalmente por la tarde, ya que las mañanas las dedican al entrenamiento y monta de los equinos, cada alumno cuenta con una franja horaria determinada. “El día más completo es el sábado. Y los fines de semana hacemos las competencias, que son cada 15 días”. Además, y gracias al buen clima que tiene la provincia de Neuquén, “no paramos por el tiempo, salvo que llueva demasiado. Tratamos de hacer la actividad de corrido”, comentó.   

“La equitación siempre me hizo feliz y es mi cable a tierra”

Con esas palabras, Martina Romero, profesora de equitación encargada de la escuela de los chicos que se inician en la equitación, definió la actividad que desempeña. “Tengo 24 años y practico el deporte desde los 4. Siempre me gustaron los animales. En un momento, mis papás se cruzaron con una chica que se dedicaba a saltar en una chacra, arranqué ahí y no paré. Nunca dejé de practicarlo”, explicó.

 

 

Para Romero, la equitación, siempre fue lo importante de su vida. Si bien sostuvo que en edad temprana, quizás no era consciente del tiempo y las expectativas puestas en la actividad,  “he hecho otros deportes y no me han generado ni el 20% de lo que me genera la equitación. Lo vivo, y lo viví, con mucha responsabilidad, como un desafío diario”, dijo. 

 

 

En cuanto a la enseñanza, sintió que podría transmitir y tenía paciencia para hacerlo. “Nunca se me ocurrió hacer otra cosa que no fuera esto. Tanto los chicos como los grandes, para mí son un desafío personal. Se transforma un poco en eso. Ellos arrancan, algunos, para saber montar y, después, conocen el deporte y tienen la inquietud de saltar y ver cómo es. Desde ese momento, ya son un desafío personal, cada uno con sus metas, que quiero que logren y superen sus expectativas”, sostuvo. 

Centro Ecuestre Neuquino: fundado en el año 2000

 El emprendimiento familiar de la familia Fernández, surgió hace 19 años, "con la idea de tener nuestro propio lugar, para trabajar en común”. El club privado cuenta con la participación de muchos neuquinos, que “se interesan por conocer la actividad”, dijo Maximiliano.

 

 

Cada esfuerzo y cada logro, está acompañado de la alegría de todos, al observar el acompañamiento que el grupo familiar  brinda al alumno que practica equitación en el establecimiento. 

“Los chicos empiezan a buscar información en la computadora y a mirar videos. Los padres me cuentan- explicó Martina- que hablan todo el día de los caballos, del club y de la clase”.

 

 

A 19 años del inicio de sus actividades, el club hípico, continúa generando interés en muchas familias que, en el caso de los padres, “primero lo ven como un hobby, tienen miedo, porque no saben cómo tratar al caballo, y después terminan ensillando y cepillando al animal, limpiando la montura de los chicos y consultando las fechas de los concursos”, finalizó Martina. 

GALERÍA DE FOTOS

resized_800x534.jpeg

 

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.