• Jueves, 05 de Agosto de 2021

La Manada: cabalgatas y equitación


  • Domingo, 04 de Agosto de 2019

SAN MARTÍN DE LOS ANDES, NEUQUÉN

Ubicado en un espacio cedido por El Desafío Mountain Resort, La Manada, dicta clases de equitación y organiza cabalgatas, desde el año 2017. Si bien todavía no cuentan con capacidad para transformarse en escuela, forman parte de un centro ecuestre que cuenta con un equipo de polo y realiza torneos rurales.



Frente al  temor que algunas personas experimentan al acercarse a los caballos y la  sensación primera de creer que la reacción del animal será patear o morder, Natalia Mazzarini,  trabaja a diario para derribar esos miedos, que resultan muchas veces, del desconocimiento de estos  animales de gran porte.

“Quién empezó desde muy chico la actividad y la formación con caballos, se da cuenta enseguida del tipo de miedo que tiene la persona que tenés adelante. Tiene todas las intenciones de poder iniciarse, pero hay algo que lo frena y no puede. Por eso, invito y ayudo a las personas a que se vinculen con el animal”, explica la profesora de equitación, en diálogo con Caballos en Pista. 

Con el objetivo de ofrecer una alternativa accesible en todos los sentidos, La Manada, pone especial énfasis en la primera etapa de vinculación con los caballos, “para que el niño o adulto que se acerca, pueda superar el miedo o la problemática y luego disfrutar de la actividad”, sostuvo.

 

De esa manera, el futuro jinete, observa como el animal responde a las indicaciones y lentamente inicia la relación con el equino. Y, para la segunda o tercera clase, los alumnos “comparten conmigo el darles de comer, ensillarlos y cepillarlos, hasta que terminan enamorados y después cuesta bajarlos del caballo”, dijo Mazzarini con una sonrisa.

“Nosotros trabajamos desde fines de octubre, hasta mitad de abril, según el clima”, explicó Natalia. Cuando comienza la temporada de invierno, con el frío, “los caballos pasan su receso invernal en el campo y vuelven a El Desafío Mountain Resort a mitad de septiembre, donde comienza nuevamente el estrenamiento, en los meses de octubre-noviembre.

 

 

Respecto de los caballos utilizados por los alumnos de La Manada, para las clases de equitación, la profesora comentó que “son todos nuestros y, la mayoría, rescatados”.  

Disponen de caballos Cuarto de Milla para cabalgatas, además de 5 petisos que adquirieron en marzo pasado.

Entre los usados específicamente para equitación, Natalia hace referencia a Gospel, “que lo tenían atado al costado de una calle y hoy está trabajando muy bien con adolescentes. Salta 70 cm”; a Cyrano, “que compramos junto con una yegua. Estaban en las instalaciones de un club y los tenían atados a árboles. Los iban a vender para carne”; y, a Dory, “que es de un amigo de La Manada y se llama así, en alusión al personaje de la película de Disney, que es muy olvidadiza. Por eso, ayuda a que los niños le recuerden los ejercicios”.  

 

El centro de equitación La Manada además, brinda todo el equipamiento para la realización de las actividades ecuestres. “Si los alumnos quieren traer su equipo propio, por supuesto que pueden. Pero no es una exigencia nuestra”, indicó. 

Natalia Mazzarini, promueve la pasión por los caballos y las actividades ecuestres, y destaca el clima  familiar que se desprende de las actividades al finalizar las clases, especialmente cuando los padres ingresan al campo para que sus hijos le comenten lo aprendido.

Comienzos de La Manada

Juan Romero Feris, es un joven emprendedor correntino, que movido por su pasión por los caballos creó en 2016, el primer Congreso Equino. Él fue también, quien incentivó a Jorge Albarracín, a que fundara La Manada. 

Así, Albarracín, como socio propietario, diseñó un proyecto de cabalgatas y equitación, e invitó a Matías Ávila, petisero, y a Natalia Mazzarini, profesora de equitación, para que lo acompañaran. Además, cuentan con Joaquín Ladron de Guevara, un veterinario especializado en equinos. 

 

En el caso particular de Natalia Mazzarini, tras 17 años vividos en Italia, en el 2014 decide volver a la Argentina. Al llegar a San Martín de los Andes, conoce a Matías Ávila, encargado de las cabalgatas en La Manada, quien le propone iniciar con la actividad de equitación en el lugar.

Hoy, a  tres años de su creación, La Manada complementa las actividades que ofrece El Desafío Mountain Resort y continúa trabajando por el mismo objetivo propuesto desde sus inicios: “que la gente tenga un contacto con el caballo, del que se puede aprender y recibir mucho afecto”, finalizó Natalia. 

 

GALERÍA DE FOTOS

 

 

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.